Proyecto “Ludomusieca”

Gabriela Carel

DESTINATARIOS

Este taller está destinado a directivos, docentes, estudiantes y público en general.

PREFACIO

Sea cual sea el entorno sociocultural donde nos desempeñemos como docentes, hay una particularidad siempre presente: el entusiasmo que los niños demuestran frente al hecho musical.

Toda actividad puede ser enriquecida con la música, haya  o no en el establecimiento un maestro especializado en este área.

El incorporar la Música en las distintas actividades, no sólo las enriquecerá y entusiasmará al grupo, sino también estaremos atendiendo a la formación integral de los niños, el desarrollo de la articulación de sus pensamientos.

Según J. Dalcroze, la educación rítmica es para el niño un factor de formación y de equilibrio del sistema nervioso, ya que cualquier movimiento adaptado a un ritmo es el resultado de un complejo conjunto de actividades coordinadas. Además, en estudios de muchos investigadores, como J. P. Despins, se refleja cómo la educación musical proporciona un desarrollo de ambos hemisferios cerebrales, por lo cual se aconseja la integración de dicha enseñanza en la educación básica.

La ejecución musical permite no sólo cultivar el sistema nervioso, sino trabajar también nuestro desarrollo en general, los estados afectivos, la receptividad, la atención, la creatividad, la comunicación. Tanto el escuchar música como el ejecutarla incide en la socialización, en el respeto por los demás, en la búsqueda del bien común.

Por ello, se intenta a través de esta capacitación animar a los participantes a incursionar en este área, aclarar conceptos, alentarlos a crear, a imaginar, a explorar, a conocerla y a integrarla a otras áreas educativas, para favorecer de esta manera la formación integral de sus alumnos.

DIAGNÓSTICO

La situación de la educación musical en las escuelas y jardines de nuestro país es muy desigual. Más compleja se hace esta disparidad si la comparamos con otros países de Latinoamérica.

El número de educadores musicales es muy bajo con respecto a la demanda. Incluso en muchas escuelas ni siquiera existen los cargos para cubrir.

Por otra parte, alumnos avanzados de Instituciones de Enseñanza Musical asumen la responsabilidad del aula sin tener suficientes herramientas en cuanto a lo pedagógico. No es suficiente saber leer música o tocar un instrumento al momento de enfrentar un grupo de alumnos.

La situación ideal sería que cada escuela, cada jardín tenga su educador musical, con una formación sólida y con capacitación permanente. Lamentablemente, la realidad es que en la mayoría de los casos, los mismos maestros de sección deben despertar en los niños su interés por el mundo sonoro, incentivarlos a escuchar música, a cantar, a expresarse corporalmente. Esto es fundamental para generar en ellos la sensibilidad musical, el interés por la Música y sobre todas las cosas el desarrollo del pensamiento creativo, que utilizará luego en su vida de adulto, sea cual fuere la profesión que elija.

FUNDAMENTACIÓN

Una gran parte de nuestros niños no realizan actividades musicales en las aulas. A esta carencia se suma la inclinación de algunos maestros especializados, a dar mayor relevancia al aprendizaje de la teoría musical en desmedro de la práctica, del desarrollo de la sensibilidad, de la creatividad, de la experiencia lúdica.

Debemos educar a los niños como oyentes, dándoles mejores elementos de juicio en su apreciación de toda la buena música y librándolos de los efectos negativos del comercio musical. Tenemos que aspirar a que en un futuro cercano una buena educación musical llegue a un número mayor de jóvenes.

La educadora argentina Violeta Hemsy de Gainza  propone que la educación musical se oriente a partir de una plataforma que incluya lo mejor de cada una de las corrientes pedagógicas musicales que se han desarrollado en el s. XX. Como por ejemplo el método Dalcroze en la formación rítmica, la concepción de la improvisación del método Orff, la aproximación y utilización del acervo nacional que propone el sistema Kodaly, los planteamientos en cuanto al desarrollo sensorial, del sistema Suzuki, hasta llegar a las propuestas innovadoras de Murray Schafer.

Queda en el jardín y en la escuela esta responsabilidad que no se puede eludir. Si acercamos a los niños a la Música lograrán conocerla, comprenderla, disfrutarla y el día de mañana, sin lugar a dudas, surgirán nuevos educadores especializados que ocupen los lugares vacíos de nuestros establecimientos y jerarquicen la enseñanza musical llevándola al nivel que se merece.

ENCUADRE TEÓRICO

“Educación por el arte, es decir el arte como base para la educación, sostiene el valor de la educación estética para las sociedades democráticas, en tanto es la única forma en que es posible desarrollar, al mismo tiempo que la singularidad, la consciencia y reciprocidad sociales del individuo” (Herbert Read).

Una experiencia educativa resultará perdurable si cuenta con la inclusión reiterada de sus participantes. Este es un desafío para los maestros, incluso para aquellos especializados en Educación Musical.

Pero para que sea posible ofrecer a los niños experiencias musicales es necesario tener conocimientos esenciales, básicos, donde no haya confusión de terminología específica. Es justamente aquí donde los maestros se atemorizan y, generalmente, optan por desechar experiencias que serían por demás enriquecedoras.

“Hacer música” no es sólo saber ejecutar un instrumento o estar dotado de un caudal de voz excepcional. Debemos dejar de pensar que sólo los músicos nacieron con un “talento especial” y son los únicos capaces de obtener logros en la práctica musical.

Es necesario ofrecer a los niños un espacio propicio para aprender Música vivenciándola, disfrutándola, experimentando y concertando. Donde descubran que el lenguaje musical es un medio de comunicación y lo incorporen como tal. Donde canten, jueguen, compongan, ejecuten sus producciones. Donde se reflexione y se critique, donde se valoricen no sólo los resultados obtenidos, sino también, los procesos que dieron lugar a dicha realización.

Desde su hacer cotidiano, el maestro puede relacionar la Música con otras áreas, convirtiéndola en una ideal herramienta de transversalidad: lengua, literatura, historia, geografía, ciencias naturales, tecnología, plástica… porque definitivamente, la Música fue compañera inseparable del hombre desde los albores de la civilización.

OBJETIVOS  GENERALES

  • Analizar la situación actual de la enseñanza musical en el contexto sociocultural donde desarrollan su actividad docente.
  • Proporcionar un espacio para la creación, la comunicación y el intercambio de experiencias musicales.
  • Brindar herramientas lúdicas y de sencilla aplicación para el aula.
  • Establecer relaciones entre la música y otras áreas de la educación.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  • Generar la experiencia de expresarse corporalmente de manera libre y creativa, a partir de distintos estímulos y consignas.
  • Tomar conciencia sobre el uso de la voz, tanto para hablar como para cantar.
  • Promover la búsqueda, selección, organización y secuenciación de fuentes sonoras para incorporarlas en diversas ejecuciones.
  • Ejecutar producciones sonoras grupales, utilizando las fuentes sonoras previamente exploradas.
  • Vivenciar, reconocer y reproducir las constantes métricas y el ritmo propiamente dicho en diversas prácticas lúdicas.
  • Enriquecer el repertorio de canciones y juegos musicales que puedan aplicarse en el aula.

 

 

ORGANIZACIÓN DE LOS CONTENIDOS

 

La Expresión corporal: El cuerpo como punto de partida

  • Contrastes absolutos y relativos. Movilidad e inmovilidad. Calidades del movimiento.
  • El cuerpo en el espacio: personal, parcial, total, espacio interno y externo.
  • El repertorio lúdico musical – corporal para el jardín y la escuela

 

El sonido: Un medio de comunicación y expresión

  • La evocación sonora.
  • Reconocimiento de los distintos parámetros del sonido.
  • Grafías analógicas

El ritmo: Expresión primitiva del hombre

  • El ritmo libre. Paisaje sonoro y cuento sonoro.
  • Las constantes métricas: de la percepción a la vivencia.

La canción: Una herramienta cotidiana

  • El uso de la voz: Juegos concertantes: alternancia de voces.
  • Repertorio adecuado según el nivel.
  • Carácter: contenido emocional (alegre, triste, frenético, tranquilo, etc).
  • Apreciación auditiva: partes de una canción (forma), textura, género, etc.
  • La obra musical como nexo con el entorno. La percepción desde los  medios masivos de comunicación.

 

ACTIVIDADES

 

  • Se introducirá a la actividad a través de juegos de movimiento, para reconocer el propio cuerpo como recurso fundamental, para la rápida conformación de un clima cálido de trabajo. Continuando con los juegos corporales, se explorarán los espacios (total, parcial, personal…), los puntos de apoyo, las calidades y energías del movimiento en contraste con la quietud. Para luego tomar conciencia sobre el uso de la voz. Se reflexionará brevemente sobre las sensaciones y los juegos experimentados.
  • Se explorará el sonido, las fuentes sonoras circundantes, los materiales, los instrumentos, hasta deducir sus parámetros, diferenciación con el ruido y el silencio. La gráfica analógica como herramienta soporte para la producción y ejecución sonora grupal.
  • El ritmo es parte de la naturaleza y algo intrínseco en el hombre desde el principio de los tiempos. Se trabajará sobre la idea de “ritmo libre”, que será punto de partida para luego abordar el “ritmo métrico” (regularidad). Se vivenciará corporalmente (a la manera Dalcroze). También transitaremos algunos juegos de ritmo en la palabra hablada (rimas de sorteo, trabalenguas, adivinanzas, etc). Improvisaciones sobre una constante rítmica de referencia. Se culminará con una producción grupal.
  • Conocer la variedad en el repertorio de canciones, los géneros, cómo se estructura una canción, juegos musicales, el vínculo transversal de la canción con otras áreas de la educación. Y qué influencias tienen los medios masivos y el entorno sobre lo que escuchan y piensan los niños. Finalmente se realizará una producción grupal, sobre una canción dada.

 

 

 

RECURSOS DIDÁCTICOS

 

Se utilizarán instrumentos de banda rítmica y escolar, materiales sonoros informales, afiches, marcadores, reproductor de música, material discográfico, cañón y pantalla para proyección.

 

METODOLOGÍA

Esta capacitación se llevará a cabo de manera presencial. Aula taller.

Se propiciará un clima que facilite la creación, que ayude a la desinhibición progresiva. El encuentro se desarrollarán arribando a los contenidos a través del juego y la exploración. Luego de vivenciar los procesos individuales y grupales, se conceptuarán dichas acciones para concluir en las ideas de manera conciente y concreta.

El propio cuerpo produciendo sonido y movimiento, la voz cantada, la creación sonora a través de materiales e instrumentos, serán los canales metodológicos utilizados fundamentalmente en la práctica. De esta manera se podrá lograr el desarrollo de la percepción y la expresión, sobre los pilares de la producción artística. Se requerirá del trabajo colectivo.

Debemos educar nuestra mirada no sólo en lo bien o mal que nos parece lo que se hace, sino en qué medida el trabajo realizado utiliza recursos que vamos conociendo, de cosas que aprendemos, y cómo la producción individual o de grupo va incorporando nuevas posibilidades de expresión, de comunicación y de aportaciones creativas.


ASPECTOS  GLOBALES DE LA PROPUESTA

La presente propuesta tiene como finalidad global la toma de conciencia sobre el papel fundamental que ocupa la Música en la Educación Integral de los niños, en la conformación del Pensamiento Creativo.

Todas las acciones lúdicas, las prácticas y producciones conjuntas, los espacios de reflexión, serán dirigidos hacia esa idea fuerza. Por sobre todo, animando al docente de aula a que sea capaz de atreverse a la experiencia con sus alumnos. De transformar sus vidas hacia una mejor calidad educativa.

BIBLIOGRAFÍA

  • AKOSCHKY, Judith y otros. Artes y Escuela. Aspectos curriculares y didácticos de la Educación Artística. Bs. As: Paidos, 1998.
  • ÁLVAREZ, Virginia. La orquesta de la escuela. Bs. As: Editorial Ricordi Americana, 1997.
  • BRASLAVSKY, Berta. La escuela puede: una perspectiva didáctica. Bs. As: Aique, 1992.
  • CALMES, Daniel. Juegos de crianza. Bs. As: Editorial Biblos, 2004.
  • CAPDEBOSCQ, Gabriela. Canciones para escribir mejor. Chubut: Edición del autor, 2010.
  • FREGA, Ana Lucía – MORATAL, Mabel – ESPINOSA, Susana. Planeamiento en Educación Musical. Bs. As: Escuela Argentina Modelo, 1974.
  • GAINZA, Violeta Hemsy de: La improvisación musical. Bs. As: Ricordi Americana, 1983.
  • GARDNER, Howard. Educación Artística y desarrollo humano. Barcelona: Paidós, 1994.
  • SCHAFER, Murray. El compositor en el aula. Bs. As: Ricordi Americana, 1965
  • SERRALLACH, Lorenzo. Nueva Pedagogía Musical. Bs. As: Melos Ediciones Musicales, 2001.
  • TISHMAN, Shari. Un aula para pensar. Bs.As: Aique, 1994.
  • VIGOTSKY, L. S. La imaginación y el arte en la infancia (3ª ed). México: Fontamarra, 1996.
  • VIVANCO, Pepa. Exploremos el Sonido. Bs. As: Ricordi Americana, 1986.

Un comentario en “Proyecto “Ludomusieca””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s